viernes, 14 de enero de 2011

Cartas de Werther... Tan Semejantes a lo que Siento.

19 DE OCTUBRE
“¡Ay de mí! Este vacío, este horrible vacío que siente mi alma... Muchas veces me digo: “Si pudiera un momento, uno solo estrecharla contra mi corazón, todo este vacío se llenaría.”

27 DE OCTUBRE
“Es cosa de arañarse y romperse la cabeza considerar lo poco que valemos unos para otros. ¡Ay de mí! Nadie me dará el amor, la alegría, el goce de las felicidades que no siento dentro de mí. Y aunque no tuviera el alma llena de las más dulces sensaciones, no sabría hacer dichoso a quien
en la suya careciese de todo.”

27 DE OCTUBRE POR LA NOCHE
“¡Siento tantas cosas..., y mi pasión por ella lo devora todo! ¡Tantas cosas! . . . ¡Y sin ella todo se reduce a nada!”

3 DE NOVIEMBRE
“Sólo Dios sabe cuántas veces me he dormido con el deseo y la esperanza de no despertar jamás. Y al día siguiente abro los ojos, vuelvo a ver la luz del sol y siento de nuevo el peso de mi existencia.

(Autor: Johann Wolfgang von Goethe-Las Penas del Joven Werther)

5 comentarios:

Yasmina dijo...

Hola Daniel!!

Si que son oportunas! también se parecen a lo que siento yo, la verdad es que me he quedado impactada cuando lo he leido.

Un besito, espero leerte de nuevo prontito.

arancha dijo...

Muy buen blog.

Senseless♥Word's dijo...

Daniel!
(; Tiempo sin pasar por estos lugares,y me encuentro con la sorpresa de que hace tiempo que no redactas lineas ni vivencias por este lugar ..
Espero que te encuentres bien ..

Nos leemos (:
Un beso desde Chile! Saludos!

KATTYLEJA JARAMILLO dijo...

primero dime sobre que te basas para decir todo eso solo se te viene a la cabeza ??...

Anónimo dijo...

Con que nostalgia recuerdo "Las Cartas de Werther", este libro caló muy hondo en mi ser y me marcó para siempre. Por años tuve la esperanza de que algún día encontraría consuelo a tanta soledad, pero con el paso de los años, tristemente me doy cuenta, que para un alma solitaria, sólo la muerte dará la paz.
Gracias por tu blog, lo encontré por casualidad, por esas cosas del destino, cuando la luz de la esperanza es mucho más tenue que otros días.

Allende