viernes, 27 de enero de 2012

A mi Madre

Cual Níobe clemente que a los dioses suplica:
“¡Tan sólo uno dejadme!”, por sus hijos llorando,
así mi madre sufre y su voz sacrifica…
¡Un llanto milenario derramara enlazando
entre su piel la flecha que mi vida complica!
Gentil su compostura deja ver meditando
mientras vigila el barco de mi existencia pálida,
brindando un rayo fértil con su mirada cálida.

Su tez vale los lirios, y laurel su corona;
sus rizos poco a poco nevados, cristalinos,
su fuerza atestiguan, y su luz, querendona,
entre tinieblas crudas despliega haces divinos.
Su pecho es fortaleza que temiera burlona
la emperatriz del miedo… ¡Oh miedos diamantinos!
Así, mi madre alienta mi espíritu dolido…
¡Mi madre pacifica la angustia de mi olvido!

5 comentarios:

Dreamless dijo...

Hola Daniel. Muchas gracias por tus comentarios, leo cada uno de ellos.
Disculpa la demora en responder, sucede que tuve problemas con una persona que me dejaba comentarios de mal gusto en mi blog, así que para evitar quitar el botón definitivamente, cambie la dirección. Por el momento no tengo intenciones de eliminar el espacio.
Hace tiempo no pasaba a visitarte, me encanta la ambientación, dan ganas de quedarse. Me alegro que estemos en contacto otra vez.

Un abrazo

Diana Ƹ̴Ӂ̴Ʒ dijo...

Hermosa composición, dulce y emotiva, el mejor regalo que una madre puede recibir.

Abrazos alados!

Lapislazuli dijo...

Vengo del Blog de Beatriz, me gusto la publicacion, y este entrada tiene una exquisita ternura
Un abrazo

Yasmina dijo...

Hola Daniel!

Se que paseo poco por tus escritos pero es que con los exámenes y los estudios apenas tengo tiempo, pero en fin, así disfruto más de tu blog porque cada vez que entro me vuelvo a enamorar y es que me encanta el diseño que tienes, las imágenes que utilizas, la rima tan perfecta y el vocabulario tan amplio que utilizas, hasta la foto de perfil me encanta, que no se de donde la habrás sacado, jejeje.

Bueno, y hablando del texto, que me gusta mucho, dichosa debe estar tu madre de tener un hijo que la aprecie tanto y se lo demuestre de esta manera.

Un beso, intentaré pasar más a menudo.

María dijo...

Bonito poema, envuelto en sensibilidad.

Me gusta tu blog.

Saludos.

Allende